sábado, 9 de diciembre de 2017

Prefacio 1 de Adviento


En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre Santo,
Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo Señor nuestro.

Él vino por primera vez en la humildad de nuestra carne,
para realizar el plan de redención trazado desde antiguo,
y nos abrió el camino de la salvación;
para que, cuando venga por segunda vez
en el esplendor de su grandeza,
podamos recibir los bienes prometidos 
que ahora aguardamos en vigilante espera.

Por eso, con los ángeles y los arcángeles,
y con todos los coros celestiales
cantamos sin cesar el himno de tu gloria:

Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios del Universo.
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo.
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

viernes, 8 de diciembre de 2017

Prefacio de la Inmaculada Concepción


En verdad es justo y necesario
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo, Dios todopoderoso y eterno.

Porque preservaste a la Virgen María
de toda pecado original
para que, enriquecida con la plenitud det u gracia,
fuese digna Madre de tu Hijo,
imagen y comienzo de la Iglesia,
que es la esposa de Cristo,
llena de juventud y de limpia hermosura.

Purísima tenía que ser, Señor,
la Virgen que nos diera
al Cordero inocente que quita el pecado del mundo.
Purísima la que, entre todos los hombres,
es abogada de gracia y ejemplo de santidad.

Por eso, unidos a los ángeles,
te aclamamos llenos de alegría:

Santo, Santo, Santo es el Señor,
Dios del Universo.
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo.
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

jueves, 7 de diciembre de 2017

Lectio Divina. La Jerusalén celestial


Aquel día, se cantará este canto en el país de Judá:
«Tenemos una ciudad fuerte,
ha puesto para salvarla murallas y baluartes:
Abrid las puertas para que entre un pueblo justo,
que observa la lealtad;
su ánimo está firme y mantiene la paz,
porque confía en ti.

Confiad siempre en el Señor,
porque el Señor es la Roca perpetua:
doblegó a los habitantes de la altura y a la ciudad elevada;
la humilló, la humilló hasta el suelo,
la arrojó al polvo, y la pisan los pies,
los pies del humilde, las pisadas de los pobres.»

Lectura del libro de Isaías (26,1-6)

jueves, 23 de noviembre de 2017

Oración de San Clemente de Roma


Pediremos con instante súplica, haciendo nuestra oración, que el artífice de todas las cosas guarde íntegro en todo el mundo el número contado de sus elegidos, por medio de su amado Hijo Jesucristo.

Por él nos llamó de las tinieblas a la luz, 
de la ignorancia al conocimiento de la gloria de su nombre, 
a esperar en tu nombre, principio de toda creatura, 
abriendo los ojos de nuestros corazones para conocerte a ti 
el único altísimo en las alturas, 
el Santo que tiene su descanso entre los santos; 
el que humilla la altivez de los soberbios, 
el que deshace los pensamientos de las naciones, 
el que levanta a los humildes y abate a los que se enaltecen, 
el que enriquece y empobrece, 
el que mata y el que da la vida, 
el único bienhechor de los espíritus y Dios de toda carne.
Tú penetras los abismos 
y contemplas las obras de los hombres, 
auxilio de los que están en peligro 
y salvador de los desesperados, 
creador y protector de todo espíritu.
Tú multiplicas las naciones sobre la tierra, 
y has escogido entre todas a los que te aman 
por medio de Jesucristo tu Hijo amado, 
por el cual nos has enseñado, 
nos has santificado, nos has honrado.
Te rogamos, Señor, que seas nuestro auxilio 
y nuestro protector.
Sálvanos en la tribulación, levanta a los caídos, 
muéstrate a los necesitados, sana a los enfermos, 
vuelve a los extraviados de tu pueblo, 
sacia a los hambrientos, da libertad a nuestros cautivos, 
levanta a los débiles, consuela a los pusilánimes; 
conozcan todas las naciones que tú eres el único Dios, 
y Jesucristo es tu Hijo, 
y nosotros tu pueblo y las ovejas de tu rebaño.

San Clemente de Roma
Carta a los Corintios 59

sábado, 18 de noviembre de 2017

Por los difuntos padres de don Francisco


Oremos por el eterno descanso de los padres de don Francisco Cubells, que el lapso de muy pocos días han fallecido. Para que el Señor los acoja en su misericordia. Pidamos también por su hijo, para que la tristeza de esta separación encuentra en la fe un motivo firme para la esperanza.

Dales, Señor, el descanso eterno.
Y brille para ellos la luz perpetua.
Descansen en paz.
Amén.

jueves, 16 de noviembre de 2017

Oración de Santa Gertrudis


Padre eterno,
yo te ofrezco la preciosisima sangre
de tu Divino Hijo Jesús,
en union con las misas celebradas hoy día a través del mundo
por todas las benditas animas del purgatorio
por todos los pecadores del mundo. 
Por los pecadores en la iglesia universal,
por aquellos en propia casa y dentro de mi familia.
Amen.

miércoles, 15 de noviembre de 2017

Liturgia mozárabe del Domingo XXXII. Oración después de los Dípticos


Acoge, Señor, te lo pedimos,
nuestras oraciones de cada día,
que presentamos ante tu altar.

Dígnate aceptar la humildad de nuestra confesión
dado que, día y noche,
pedimos con insistencia, oh Dios,
la piedad de tu gran misericordia:

por tu Iglesia católica,
para que te dignes protegerla de todo mal;

por los que nos gobiernan,
para que puedan asegurar la paz y la justicia;

por los obispos,
para que, en el ejercicio de sus funciones,
se vean libres de las insidias del enemigo;

por los ministros de la Iglesia y por todo el pueblo,
para que, por tu gran misericordia, Señor,
te dignes librarlos de cualquier adversidad;

por las almas de los fieles que descansan en paz,
para que obtengan el perdón de sus pecados;

y, para que la salud acompañe a todos los vivos,
por intercesión de los santos.
R/. Amén.

lunes, 6 de noviembre de 2017

Salmo penitencial. Salmo 37

Jean Baptiste de Champaigne - El Buen Pastor

Señor, no me corrijas con ira,
no me castigues con cólera:
tus flechas se me han clavado,
tu mano pesa sobre mí;
no hay parte ilesa en mi carne, a causa de tu furor;
no tienen descanso mis huesos, a causa de mis pecados;
mis culpas sobrepasan mi cabeza,
son un peso superior a mis fuerzas;
mis llagas están podridas y supuran,
por causa de mi insensatez;
voy encorvado y encogido
todo el día camino sombrío,
tengo las espaldas ardiendo,
no hay parte ilesa en mi carne;
estoy agotado, deshecho del todo,
rujo con más fuerza que un león.
Señor mío, todas mis ansias están en tu presencia,
no se te ocultan mis gemidos;
siento palpitar mi corazón,
me abandonan las fuerzas,
y me falta hasta la luz de los ojos.
Mis amigos y compañeros se alejan de mí,
mis parientes se quedan a distancia;
me tienden lazos los que atentan contra mí,
los que desean mi daño me amenazan de muerte,
todo el día murmuran traiciones.
Pero yo, como un sordo, no oigo,
como un mudo, no abro la boca;
soy como uno que no oye y no puede replicar.
En ti, Señor, espero,
y tú me escucharás, Señor, Dios mío;
esto pido: que no se alegren por mi causa,
que cuando resbale mi pie, no canten triunfo.
Porque yo estoy a punto de caer,
y mi pena no se aparta de mí.
Yo confieso mi culpa,
me aflige mi pecado.
Mis enemigos mortales son poderosos,
son muchos los que me aborrecen sin razón,
los que me pagan males por bienes,
los que me atacan cuando procuro el bien.
No me abandones, Señor,
Dios mío, no te quedes lejos;
ven aprisa a socorrerme,
Señor mío, mi salvación.

domingo, 5 de noviembre de 2017

Os apartasteis del camino

Estrasburgo. La Sinagoga y la Iglesia

Yo soy el Gran Rey,
y mi nombre es respetado en las naciones
–dice el Señor de los ejércitos–.

Y ahora os toca a vosotros, sacerdotes.
Si no obedecéis y no os proponéis dar gloria a mi nombre
–dice el Señor de los ejércitos–,
os enviaré mi maldición.

Os apartasteis del camino,
habéis hecho tropezar a muchos en la ley,
habéis invalidado mi alianza con Leví
–dice el Señor de los ejércitos–.

Pues yo os haré despreciables y viles ante el pueblo,
por no haber guardado mis caminos,
y porque os fijáis en las personas al aplicar la ley.

¿No tenemos todos un solo padre?
¿No nos creó el mismo Señor?
¿Por qué, pues, el hombre despoja a su prójimo,
profanando la alianza de nuestros padres?

Lectura de la profecía de Malaquías (1,14–2,2b.8-10)

sábado, 4 de noviembre de 2017

Oración de san Carlos Borromeo para la hora de la muerte


En el nombre del Padre, y del Hijo, y del Espíritu Santo. Amén.

Primeramente digo, que como fundamento de mi salvación, protesto en presencia de Dios omnipotente, de la Virgen Santísima Madre suya, y de toda la corte celestial, que mi voluntad es vivir y morir obediente a la Santa Iglesia Católica, Apostólica, Romana, creyendo firmemente, como creo, todos los artículos de la fe enseñados por los santos Apóstoles, como los propone y explica nuestra Santa Madre la Iglesia. Así, pues, si alguna vez me ocurriere alguna cosa contra ellos, las tengo desde luego por error y por tentación del enemigo. Y si, lo que Dios no permita, dijere o hiciere algo que sea contrario, en virtud de esta cláusula lo revoco y anulo, y es mi voluntad que se tenga por no dicho ni hecho.

Declaro por esta mi última voluntad, que en mi muerte deseo recibir el santo Sacramento de la Penitencia, confesándome enteramente de mis pecados; y si por algún accidente no me pudiere confesar, es mi voluntad confesarme y dolerme de todos ellos, llorarlos amargamente, no tanto por el temor de las penas eternas, cuanto por haber ofendido al Sumo Bien, a quien debo servir y amar sobre todas las cosas, lo cual ahora propongo firmemente con su divina gracia todo el tiempo que me resta de vida.

Es mi voluntad recibir también el Santo Viático; y si por alguna causa no pudiere ser, declaro que mi voluntad es recibirle a lo menos espiritualmente, adorando de corazón a mi Señor Jesucristo Sacramentado, y suplicándole que se digne acompañarme en tan peligroso Viaje, defenderme de los enemigos infernales, y llevarme al puerto seguro de la eterna bienaventuranza.

Declaro asimismo que mi voluntad es pasar de esta vida habiendo recibido el Sacramento de la Extremaunción; y no pudiendo recibirle, ruego a mi Dios y Señor se digne ungirme con el óleo santo de su misericordia, perdonándome los pecados que cometí con los cinco sentidos corporales.

También es mi voluntad acabar la vida esperando de la infinita misericordia de Dios el perdón de todos mis pecados, y la salvación de ni alma, teniendo como tengo por infalible la palabra de mi Señor Jesucristo, que dijo: No he venido a llamar a los justos, sino a los pecadores.

viernes, 3 de noviembre de 2017

Oración a san Martín de Porres


San Martín, amigo de todos, atiéndeme!
En mis penas y tribulaciones, consuélame.
En mis Peligros y adversidades, defiéndeme.
En mis tristezas y tentaciones protégeme.
En mis dolencias y enfermedades, socórreme.
Concédeme de Dios la salud, si me conviene, y 
Líbrame de cualquier mal del alma y cuerpo.

Benigno y compasivo San Martín, óyeme!
En las angustias de mi pobreza, confórtame.
En los quebrantos de mi infortunio, sálvame.
En mis agobios y desalientos, ampárame.
Ahora y siempre, con tu ejemplo, enséñame
a tomar cada día mi cruz, y alcánzame 
la gracia divina y la gloria del cielo.
Amén.

jueves, 2 de noviembre de 2017

Salmo penitencial. Salmo Sexto

Jean Baptiste de Champaigne - El Buen Pastor

Señor, no me corrijas con ira,
no me castigues con cólera.

Misericordia, Señor, que desfallezco;
cura, Señor, mis huesos dislocados.
Tengo el alma en delirio,
y tú, Señor, ¿hasta cuándo?

Vuélvete, Señor, liberta mi alma,
sálvame, por tu misericordia.
Porque en el reino de la muerte nadie te invoca,
y en el Abismo, ¿quién te alabará?

Estoy agotado de gemir,
de noche lloro sobre el lecho,
riego mi cama con lágrimas.
Mis ojos se consumen, irritados,
envejecen por tantas contradicciones.

Apartaos de mí los malvados,
porque el Señor ha escuchado mis sollozos;
el Señor ha escuchado mi súplica,
el Señor ha aceptado mi oración.

Que la vergüenza abrume a mis enemigos,
que avergonzados huyan al momento.

miércoles, 1 de noviembre de 2017

Por los Padres Eduardo y Juan Antonio


Os pido oraciones por mí y por mi compañero de profesión monástica, el P. Eduardo, que hoy celebramos nuestro 25 aniversario de profesión. Para que el Señor nos ilumine y nos guarde en su paz.

Acógeme, Señor, según tu promesa y viviré,
que no quede confundido en mi esperanza.
Gloria al Padre y al Hijo y al Espíritu Santo,
como era en el principio, ahora y siempre
por los siglos de los siglos. Amén.

miércoles, 4 de octubre de 2017

Oración en la memoria de san Francisco de Asís

Zurbarán - San Francisco de Asís

Dios nuestro,
que otorgaste a san Francisco
la gracia de identificarse con Cristo
por la humildad y la pobreza;
concédenos que, imitando sus ejemplos,
podamos seguir a tu Hijo
y unirnos a ti con la alegría del amor.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.

martes, 3 de octubre de 2017

Oración en la memoria de san Francisco de Borja


Oh Dios, que llamaste a San Francisco de Borja
del palacio real a tu humilde servicio;
haz que por su intercesión,
vivan solo para ti los que han muerto al pecado
y han renunciado al mundo.

Señor y Dios nuestro,
que nos mandas valorar los bienes de este mundo,
según el criterio de tu ley;
al celebrar la fiesta de san Francisco de Borja,
tu siervo fiel y cumplidor,
enséñanos a comprender que nada hay en el mundo
comparable a la alegría de gastar la vida en tu servicio.

Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo,
en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.
Amén.

lunes, 2 de octubre de 2017

Por las Hermanas del Angel de la Guarda


Oremos por las Hermanas del Santo Ángel, a quienes he tenido el privilegio de conocer en la Misión Católica de Munich, que son verdaderos ángeles con tantas personas que encuentran en ellas una imagen convincente del amor evangélico. Oremos por las hermanas que se han dedicado a la enseñanza, y a las hermanas ancianas que han gastado su vida en el servicio a los demás. Para que el Señor las proteja, las bendiga, y las envíe sus santos ángeles.

sábado, 30 de septiembre de 2017

Por vuestras oraciones me libréis de las tinieblas de este siglo

Pedro Berruguete. San Gregorio y san Jerónimo

¡Cuánto, cuánto me holgara de hallarme ahora entre vosotros y, aunque estos ojos míos no merecen mirarla, abrazar, con todo el júbilo de mi alma, vuestra admirable compañía! Ahí contemplaría un desierto más deleitoso que cualquier ciudad; vería lugares desamparados de moradores, sitiados, a manera de un paraíso, por ejércitos de santos. Pero mis culpas han hecho que una cabeza cargada de todo linaje de crímenes no se junte con un coro de bienaventurados. Por eso, yo os suplico, ya que no dudo lo podéis alcanzar, que por vuestras oraciones me libréis de las tinieblas de este siglo. Ya os lo dije antes presente, y ahora por carta no ceso de manifestaros mi deseo: mi alma es arrebatada por el ansia más ardiente hacia esa manera de vida; a vosotros toca ahora que a la voluntad siga el efecto. A mí me toca el querer; a vuestras oraciones, que no sólo quiera, sino que pueda.

Yo soy como la oveja enferma descarriada del resto de la manada, y, si el buen pastor no me vuelve sobre sus hombros al aprisco, mis pasos resbalarán y, en el intento mismo de levantarme, daré conmigo mismo en el suelo. Yo soy aquel hijo pródigo que he malbaratado toda la parte de hacienda que mi padre me diera; y aún no me he postrado a los pies del que me engendrara, todavía no he empezado a repudiar los halagos de mis pasadas demasías. Y ahora que un tanto he comenzado no tanto a dejar mis vicios cuanto a quererlos dejar, el diablo trata de envolverme en nuevas redes. Ahora me pone ante los ojos nuevos obstáculos y rodea todo mar y todo océano. Ahora, puesto en medio de este elemento, no puedo ni avanzar ni retroceder. Sólo me queda que por vuestras oraciones me empuje el soplo del Espíritu Santo y me conduzca al puerto de la codiciada orilla.

San Jerónimo
Carta a los anacoretas; de antes de retirarse al desierto de Calcis, en el 374.

viernes, 29 de septiembre de 2017

Prefacio de los santos Angeles

Marco d'Oggiono - Los tres Arcángeles

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación,
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno.

Y proclamar siempre tus alabanzas en los ángeles y arcángeles,
porque el honor que ellos te tributan
manifiesta tu grandeza y tu gloria
y, por grande que sea su esplendor
tú demuestras cuán inmenso eres,
y que has de ser honrado por encima de cualquier creatura,
por Jesucristo, Señor nuestro.

Por él, te alaba la multitud de los ángeles,
y nosotros nos unimos a ellos
para adorarte alegremente
y cantar a una sola voz:

Santo, Santo, Santo
es el Señor,
Dios de universo.
Llenos están el cielo y la tierra
de tu gloria.
Hosanna en el cielo.
Bendito el que viene en nombre del Señor
Hosanna en el cielo

jueves, 28 de septiembre de 2017

Liturgia mozárabe. oración entre los Dípticos del Domingo XXV

Fernando Yáñez de la Almedina - Busto de Cristo

Señor Dios, tú quieres, que, sin cesar, te recemos,
y en tu bondad concedes que podamos invocarte,
tú que alientas los buenos deseos
y nada deniegas a los que llevan una vida honrada;
inspira anticipadamente lo que deseas escuchar
para poder realizar lo que te agrada;
concédenos lo que deseas amar en nosotros
para que puedas siempre escuchamos.

Concede que las aspiraciones sean sinceras; 
los deseos, santos; 
los servicios, eficaces; 
los secretos, respetados; 
las palabras, humildes; 
las conversaciones, agradables; 
las alabanzas, infatigables; 
que las plegarias sean puras, 
las peticiones, convenientes; 
las súplicas, justas; 
los ruegos, tenaces; 
los encomios, constantes; 
que, invocado por todos nosotros, 
nos concedas a todos cuanto es necesario para alcanzar la vida eterna.
R/. Amén.

miércoles, 27 de septiembre de 2017

Nuestros delitos sobrepasan nuestra cabeza


Dios mío, de pura vergüenza no me atrevo a levantar el rostro hacia ti,
porque nuestros delitos sobrepasan nuestra cabeza, 
y nuestra culpa llega al cielo.
Desde los tiempos de nuestros padres hasta hoy
hemos sido reos de grandes culpas
y, por nuestros delitos, nosotros con nuestros reyes sacerdotes
hemos sido entregados a reyes extranjeros,
a la espada, al destierro, al saqueo y a la ignominia,
que es la situación actual.
Pero ahora el Señor, nuestro Dios, nos ha concedido un momento de gracia,
dejándonos un resto y una estaca en su lugar santo,
dando luz a nuestros ojos
y concediéndonos respiro en nuestra esclavitud.

Lectura del libro de Esdras (9,5-9)

martes, 26 de septiembre de 2017

Por quienes se dedican a la medicina.

Fra Angelico. Santos Cosme y Damián

En la memoria de los santos Cosme y Damián, oremos por todos los médicos, que ponen su empeño en nuestra salud, para que tengan acierto, paciencia y caridad en su labor. Oremos, especialmente, por quienes están arriesgando su propia vida, intentando paliar los daños de la infección del ébola. Oremos por las enfermeras, y por todos los que cuidan a los ancianos y discapacitados.

lunes, 25 de septiembre de 2017

Liturgia mozárabe. Oratio admonitionis. Domingo XXV


Hermanos carísimos: 
apartarse de nuestro Dios es sucumbir,
convertirse a él es resucitar,
alejarse de él es, morir,
permanecer en él es vivir y mantenerse,
volver hacia él es renacer;
nadie lo busca sin ser aconsejado por la razón,
nadie lo encuentra si no tiene el corazón limpio,
nadie lo pierde si no es engañado por el error;
oremos suplicando con insistentes plegarias
que se haga presente, cuando se le busque,
y que no esté ausente cuando se le invoca,
sino que se deje sentir en nuestro espíritu
por la voluntad de su amor. 
R/. Amén.

domingo, 24 de septiembre de 2017

Oración del Domingo XXV


Dios nuestro,
que estableciste el fundamento de la ley divina
en el amor a ti y al prójimo,
concédenos que, cumpliendo lo que mandas,
merezcamos alcanzar la vida eterna.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo
en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.

sábado, 23 de septiembre de 2017

Oración de San Juan Pablo II al santo Padre Pío


Enséñanos, te rogamos,
la humildad de corazón
para estar entre los pequeños del Evangelio
a quienes el Padre prometió revelar los misterios de Su Reino.

Danos una mirada de fe
capaz de reconocer inmediatamente
en los pobres y en los que sufren
el mismo rostro de Jesús.

Sostennos en la hora del combate y de la prueba
y, si caemos,
haznos experimentar la alegría del sacramento del perdón.

Transmítenos la tierna devoción
hacia María, madre de Jesús y nuestra.

Acompáñanos en la peregrinación terrenal
hacia la Patria beata,
a donde esperamos llegar también nosotros
para contemplar por toda la eternidad
la Gloria del Padre, del Hijo y del Espíritu Santo.

Amén

viernes, 22 de septiembre de 2017

Oremos por Méjico


Seguimos orando por nuestro pueblo hermano de Méjico, sometido a la prueba del fuerte terremoto que tantas víctimas ha provocado. Para que el Señor acoja en su misericordia a sus víctimas, proteja a los heridos y consuele a quienes han perdido a sus seres queridos y a sus bienes.

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad

jueves, 21 de septiembre de 2017

Oración en la fiesta de san Mateo


Dios nuestro, que con infinita misericordia elegiste a san Mateo,
convirtiéndolo de publicano en apóstol;
sostenidos por su intercesión y su ejemplo
concédenos que, siguiéndote con fidelidad,
vivamos siempre unidos a ti.
Por nuestro Señor Jesucristo, tu Hijo,
que vive y reina contigo en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.

miércoles, 20 de septiembre de 2017

Por las víctimas del terremoto en Méjico


Oremos por los cientos de víctimas que ha provocado el terremoto que ha sacudido a Méjico. Que el Señor acoja en su misericordia a los difuntos, y cuide con misericordia a todos los heridos y desaparecidos.

Señor, ten piedad
Cristo, ten piedad
Señor, ten piedad

martes, 19 de septiembre de 2017

Oración entre los Dípticos. Domingo XXIV. Liturgia Mozárabe


Dios, Padre todopoderoso,
con redoblada súplica te pedimos que,
por tu benigna grandeza,
guardes a tus siervos y a tus siervas:
líbralos de los insidiosos ardides del adversario,
defiéndelos, día y noche,
para que el astuto enemigo
no los domine ni en el cuerpo ni en el espíritu;
que las preocupaciones materiales no los desvíen,
sino que la luz verdadera de tu Hijo
les mantenga atentos para acoger el resplandor del espíritu.

Gobierna y rige con celestial sosiego a tu Iglesia,
fundamento de la verdad,
para que no sucumba ante las presiones del mundo
ni al escándalo de las divisiones innecesarias. 
Haz que quienes ocupan los primeros puestos
estén cimentados en la fe católica,
dedicados de lleno a sus obligaciones,
esclarecidos por su piedad,
sosegados por su paciencia,
tranquilos en la paz,
y conserva en el bien a todo el universo. 
R/. Amén.

domingo, 17 de septiembre de 2017

Para esto murió y resucitó Cristo: para ser Señor de vivos y muertos


Ninguno de nosotros vive para sí mismo
y ninguno muere para sí mismo.
Si vivimos, vivimos para el Señor;
si morimos, morimos para el Señor;
en la vida y en la muerte somos del Señor.
Para esto murió y resucitó Cristo:
para ser Señor de vivos y muertos.

Lectura de la carta del apóstol san Pablo a los Romanos (14,7-9)

viernes, 15 de septiembre de 2017

Cristo aprendió, sufriendo, a obedecer.

Ecce Homo - Juan de Juanes

Cristo, en los días de su vida mortal,
a gritos y con lágrimas,
presentó oraciones y súplicas
al que podía salvarlo de la muerte,
cuando en su angustia fue escuchado.

Él, a pesar de ser Hijo,
aprendió, sufriendo, a obedecer.

Y, llevado a la consumación,
se ha convertido para todos los que le obedecen
en autor de salvación eterna. 

Lectura de la carta a los Hebreos (5,7-9)

jueves, 14 de septiembre de 2017

Prefacio de la Santa Cruz

Pedro Berruguete - Crucifixión

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno,
por Cristo, Señor Nuestro.

Porque estableciste la salvación del género humano
en el madero de la cruz,
para que donde tuvo origen la muerte, de allí resurgiera la vida,
y el que venció en un árbol fuera en un árbol vencido,
por Jesucristo, Señor nuestro.

Por él, los ángeles alaban tu grandeza,
te adoran las dominaciones, se estremecen las potestades.
En el cielo te aclaman con alegría
las virtudes celestiales y los santos serafines.
Permítenos asociarnos a sus voces,
cantando humildemente tu alabanza:

Santo, Santo, Santo
es el Señor, Dios del universo. 
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo. 
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

jueves, 6 de julio de 2017

Roxana Mercado pide oraciones por su esposo


Buenas tardes hermanos, vivo en San José Costa Rica, sigo el blog de Oratorio Monastico, y ruego oraciones por mi esposo que padece leucemia , él se llama Max Oliva y tiene 54 años. Que El Señor les pague y los bendiga siempre. 

Muchas Gracias

jueves, 25 de mayo de 2017

Prefacio de la Ascensión

Juan de Flandes - Ascensión

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
darte gracias siempre y en todo lugar,
Señor, Padre santo,
Dios todopoderoso y eterno:

Porque el Señor Jesús, Rey de la gloria,
triunfador del pecado y de la muerte,
ante la admiración de los ángeles
ascendió (hoy) a lo más alto de los cielos,
como Mediador entre Dios y los hombres,
Juez del mundo y Señor de los espíritus celestiales.
No lo hizo para apartarse
de la pequeñez de nuestra condición humana
sino para que lo segamos confiadamente como miembros suyos,
al lugar donde nos precedió él,
cabeza y principio de todos nosotros.

Por eso, con esta efusión del gozo pascual,
el mundo entero está llamado a la alegría
junto con los ángeles y los arcángeles
que cantan un himno a tu gloria, diciendo sin cesar:

Santo, Santo, Santo
es el Señor, Dios del universo. 
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo. 
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

miércoles, 24 de mayo de 2017

Por las víctimas de la violencia y del terrorismo


Oremos por cuantos han fallecido en el atentado terrorista de Manchester, por los niños y adultos que han encontrado la muerte en una nueva manifestación del terror fundamentalista.

Y oremos por los que utilizan el terror como instrumento político o religioso. Para que el Dios verdadero ilumine sus conciencias, y abandonen tan execrable instrumento de violencia y pecado.

martes, 23 de mayo de 2017

Por los cristianos perseguidos


En aquellos días, la plebe de Filipos se amotinó contra Pablo y Silas, y los magistrados dieron orden de que los desnudaran y los apalearan; después de molerlos a palos, los metieron en la cárcel, encargando al carcelero que los vigilara bien; según la orden recibida, los metió en la mazmorra y les sujetó los pies en el cepo.

Este texto de los Hechos de los Apóstoles que leemos como primera lectura nos invita a seguir orando por todos los cristianos que sufren en nuestros días la persecución a causa de la confesión de la fe. para que el Señor los fortalezca y consuele. Roguemos al Señor.

jueves, 18 de mayo de 2017

¿Cuándo llegarás?


¿Cuándo llegarás consolador mío a quien espero?
¿Cuándo veré en mi alegría a aquel que yo deseo?
Quedaré saciado cuando aparezca tu gloria, de la que tengo hambre.
¿Cuándo seré embriagado con la abundancia de tu casa, tras de la cual suspiro?
¿Cuándo beberé en el torrente de tu placer, del que tengo sed?
Mientras tanto, Señor, que mis lágrimas sean mi alimento día y noche,
hasta que me digas: He aquí tu Dios,
hasta que oiga: Alma he aquí tu esposo.

San Anselmo
Oración II ante Cristo

miércoles, 17 de mayo de 2017

Por mi difunto padre


Oremos por mi difunto padre don José María Torres, que nació este día del año 1928. Que el Señor le conceda el descanso eterno y la luz perpetua.

Recuerde el alma dormida,
avive el seso y despierte
contemplando
cómo se pasa la vida,
cómo se viene la muerte
tan callando,
cuán presto se va el placer,
cómo, después de acordado,
da dolor;
cómo, a nuestro parecer,
cualquiera tiempo pasado
fue mejor.

  Pues si vemos lo presente
cómo en un punto se es ido
y acabado,
si juzgamos sabiamente,
daremos lo no venido
por pasado.
No se engañe nadie, no,
pensando que ha de durar
lo que espera,
más que duró lo que vio
porque todo ha de pasar
por tal manera.

  Nuestras vidas son los ríos
que van a dar en la mar,
que es el morir;
allí van los señoríos
derechos a se acabar
y consumir;
allí los ríos caudales,
allí los otros medianos
y más chicos,
y llegados, son iguales
los que viven por sus manos
y los ricos.

domingo, 14 de mayo de 2017

Prefacio 4 de Pascua


En verdad es justo y necesario,
 es nuestro deber y salvación
glorificarte siempre, Señor,
pero más que nunca en este tiempo,
en que Cristo, nuestra pascua, ha sido inmolado.

Porque en Él
fue demolida nuestra antigua miseria,
reconstruido cuanto estaba derrumbado
y renovada en plenitud la salvación.

Por eso, con esta efusión de gozo pascual,
el mundo entero se desborda de alegría
y también los coros celestiales,
los ángeles y los arcángeles,
cantan sin cesar el himno de tu gloria:

Santo, Santo, Santo
es el Señor, Dios del universo. 
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo. 
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.

sábado, 13 de mayo de 2017

Oración a la Santísima virgen María


Bajo tu amparo nos acogemos,
Santa Madre de Dios,
no desprecies nuestras súplicas en las necesidades,
antes bien
líbranos de todo peligro,
oh Virgen gloriosa y bendita.
Amén.

viernes, 12 de mayo de 2017

San Anselmo. Mi vida es amarte.


Mi vida, el fin de mi destino es amarte,
aunque hasta aquí no haya podido hacerme digno de amarte cuanto debo;
pero por lo menos ése es mi deseo.

Si todo lo que me inspiras, ¡oh, Señor!, es bueno,
sobre todo cuando este bien que quieres es que yo te ame,
haz que cumpla tu voluntad.

Tengo hambre y sed de ti;
 yo te deseo, yo suspiro tras de ti,
yo anhelo ardientemente por ti

jueves, 11 de mayo de 2017

Benedicto XVI sobre Pedro el Venerable


Queridos hermanos y hermanos, este santo monje es ciertamente un gran ejemplo de santidad monástica, alimentada en las fuentes de la tradición benedictina. Para él el ideal del monje consiste en adherirse tenazmente a Cristo, en una vida claustral caracterizada por la humildad monástica y por la laboriosidad, así como por un clima de contemplación silenciosa y de alabanza constante a Dios. La primera y más importante ocupación del monje, según Pedro de Cluny, es la celebración solemne del Oficio divino —obra celestial y la más útil de todas— acompañada con la lectura, la meditación, la oración personal y la penitencia observada con discreción. De esta forma toda la vida queda penetrada de amor profundo a Dios y de amor a los demás, un amor que se manifiesta en la apertura sincera al prójimo, en el perdón y en la búsqueda de la paz.

miércoles, 10 de mayo de 2017

Por los sacerdotes


Oremos, por la intercesión de san Juan de Ávila, por los sacerdotes. Han sido llamados para anunciar la Palabra de Dios y celebrar los sacramentos, pero no por ello dejan de ser personas tan frágiles como cualquier otra. Es más, las características de nuestro mundo los someten a graves tentaciones y riesgos. Oremos para que, a través de una intensa vida espiritual, consigan mantenerse fieles a la vocación a la que han sido llamados y, así, su ministerio fructifique para bien del pueblo de Dios.

martes, 9 de mayo de 2017

Por los cristianos perseguidos


EN aquellos días, los que se habían dispersado en la persecución provocada por lo de Esteban llegaron hasta Fenicia, Chipre y Antioquía, sin predicar la palabra más que a los judíos. Pero algunos, naturales de Chipre y de Cirene, al llegar a Antioquía, se pusieron a hablar también a los griegos, anunciándoles la Buena Nueva del Señor Jesús. Como la mano del Señor estaba con ellos, gran número creyó y se convirtió al Señor.

Este texto de los Hechos de los Apóstoles que leemos como primera lectura nos invita a seguir orando por todos los cristianos que sufren en nuestros días la persecución a causa de la confesión de la fe. para que el Señor los fortalezca y consuele. Oremos especialmente por los cristianos de Siria, en cuya antigua capital, Antioquía, fueron los discípulos por primera vez llamados cristianos, tal como nos narra el texto de hoy,

domingo, 7 de mayo de 2017

Por los seminaristas


En este Domingo del Buen Pastor, oremos por los seminaristas, jóvenes llamados por el Señor para seguirle en el ministerio ordenado. Para que la fuerza del Espíritu Santo los proteja de las asechanzas del maligno, y los impulse con su fuerza a ser testigos de Cristo en medio de nuestro complejo mundo actual.

sábado, 6 de mayo de 2017

Acción de gracias de la liturgia armena


Te damos gracias, Cristo Señor;
tú has dado tu cuerpo y tu sangre
por la salvación del mundo y la vida de nuestra alma.

Te damos gracias, Padre omnipotente,
por habernos preparado la Iglesia como puerto seguro,
templo de santidad,
en el que glorificamos a la Santísima Trinidad.

Te damos gracias, Cristo, nuestro Rey:
tu cuerpo y tu sangre preciosa nos dan la vida.

Concédenos el perdón y la misericordia.

Te damos gracias, Espíritu, que renuevas la santa Iglesia.

Consérvala pura en la fe de la Santísima Trinidad,
hoy y hasta el final de los siglos.

Te damos gracias, Cristo Señor,
porque nos has alimentado en esta mesa
y porque nos has preparado el convite eterno
en el que te alabaremos por siempre con el Padre y el Espíritu Santo.

viernes, 5 de mayo de 2017

Liturgia mozárabe. Oración entre los Dípticos del Domingo IV de Pascua


Oh Dios bendito,
Padre universal y creador de todo lo que existe:
que impones a cada naturaleza una ley inmutable,
quedando tú mismo libre de la ley natural;
que das muerte a la muerte,
debilitas al diablo,
aniquilas el mal,
otorgas la santidad,
realizas la inmortalidad,
destierras la enfermedad
y adaptas tu inmensidad acogedora
a la santidad de tus almas fieles.

Que para erradicar los errores de este mundo
y confundir a toda criatura de maligno poder
quisiste que tu Palabra,
fuerza y sabiduría, nuestro Dios y Señor Jesucristo tu Hijo,
fuera partícipe de nuestra carne caduca.
Por su medio te damos gracias
por este día de Pascua verdadero y acabado,
perfeccionado con su pasión preciosa
para salvación del género humano;
en el que él bajó a los infiernos,
venció a la muerte,
confundió al diablo
y abrogó las leyes del Tártaro,
con el fin de corresucitar en su humanidad,
de la que se había separado por la muerte,
a la realidad de toda carne 
que en él mismo había sido regenerada.

Por lo cual, Padre omnipotente,
haz que nosotros,
proclamando santo este día para la posteridad
y memorable para las generaciones,
lo celebremos no en la amargura de los vetustos ácimos,
ni en el fermento de la anterior malicia,
sino bajo el nuevo y puro rocío de la inocencia renacida,
 siendo libres y regenerados, santificados y coronados.
R/. Amén.

jueves, 4 de mayo de 2017

Oración para este jornada


Dios todopoderoso y eterno,
concédenos en este tiempo pascual
recibir con mayor abundancia
la gracia que hemos conocido,
para que, liberados de las tinieblas del error,
nos adhiramos con mayor firmeza
a tu verdad.
Por nuestro Señor Jesucristo,
tu Hijo, que vive y reina contigo
en la unidad del Espíritu Santo,
y es Dios, por los siglos de los siglos.
Amén.

miércoles, 3 de mayo de 2017

Demos gracias por los Apóstoles


Oremos para dar gracias al Señor, que por medio del testimonio de los apóstoles y de su vida generosamente puesta al servicio de Jesucristo, nos ha permitido después de tantos siglos llegar al conocimiento de la verdad, y a la esperanza de participar en la salvación. Démosle gracias al Espíritu Santo, que hizo de aquellos débiles hombres la semilla que llegó a fructificar en la Iglesia. Y le pedimos al Señor que nos conceda también, a cada uno de nosotros, el ser testigos de su resurrección en medio de las vicisitudes de nuestra vida.

A ti, Señor, te alabamos;
a ti, Señor, te reconocemos;
a ti te venera el coro de los Apóstoles.

lunes, 1 de mayo de 2017

Por los que sufren la crisis económica


Oremos hoy especialmente por todos aquellos que no tienen trabajo, por cuantos sufren los efectos de la crisis económica, y por los que se ven obligados a aceptar, a causa de esta situación, duras y abusivas condiciones de trabajo. Para que el Señor conceda a nuestra sociedad regenerarse moralmente, crecer en solidaridad, justicia y responsabilidad, y nos permita superar los agobiantes apuros entre los que muchas familias se tienen que desenvolver.

Kyrie, eleison
Christe, eleison
Kyrie, eleison

domingo, 30 de abril de 2017

Prefacio 3 de Pascua

Berruguete - Cristo entre los dos ladrones

En verdad es justo y necesario,
es nuestro deber y salvación
glorificarte siempre, Señor;
pero más que nunca en este tiempo
en que Cristo, nuestra Pascua, ha sido inmolado.

Él sigue ofreciéndose por nosotros
e intercede constantemente en nuestro favor;
inmolado ya no muere más,
muerto vive para siempre.

Por eso, con esta efusión del gozo pascual,
el mundo entero está llamado a la alegría
junto con los ángeles y los arcángeles
que cantan un himno a tu gloria, diciendo sin cesar:

Santo, Santo, Santo
es el Señor, Dios del universo. 
Llenos están el cielo y la tierra de tu gloria.
Hosanna en el cielo. 
Bendito el que viene en nombre del Señor.
Hosanna en el cielo.